El diputado local por el distrito de Tula opinó que el conflicto interno de la cementera Cruz Azul debe tocar fondo y tener una solución.

Procuraduría de Hidalgo debe dar con responsables por muertes en Cruz Azul

Octavio Magaña Soto, diputado local por el distrito de Tula, lamentó el enfrentamiento en la empresa cementera Cruz Azul que dejó 8 personas sin vida y señaló que la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) debe investigar los hechos y dar con los responsables.

“Uno no puede aprobar los hechos de violencia, la Procuraduría tiene que trabajar para poder esclarecer la situación y encontrar a los culpables, es lamentable que a través de estos hechos hoy existan muertes”, aseguró.

La madrugada del miércoles un enfrentamiento en la planta de Cruz Azul dejó como resultado 8 muertos, 9 detenidos y 11 heridos.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo inició dos carpetas de investigación por lesiones y lo que resulte.

“Es una situación en la cooperativa de Cruz Azul que ya lleva varios años, es un conflicto interno que tiene que ver con la controversia que existe al interior de dos grupos muy conflictuados, han existido diferentes momentos críticos derivado de denuncias y procedimientos legales que han venido escalando, esto lleva muchos años”, sostuvo Magaña Soto.

El legislador local reconoció que se vive una situación complicada y apuntó que la cementera Cruz Azul genera empleos de manera directa e indirecta a cerca de 14 comunidades en Tula de Allende.

“Este conflicto interno ha perjudicado económicamente a la región desde que inició, hoy con esta situación lo pone en un tema social delicado en el cual ojalá el día de mañana podamos evitar que no exista otra situación como esta”, dijo.

Aseveró que la Procuraduría debe esclarecer los hechos a través de una respuesta inmediata pues lo exigen las partes, “hay preocupación y hoy las autoridades están a prueba de ello, de dar resultados y respuestas”.

Respecto a si la policía municipal de Tula debió intervenir con mayor oportunidad antes del enfrentamiento apuntó: “desde que pasó un conflicto hace meses existe un patrullaje constante, sin embargo un patrullaje o 2 no puede con una situación de cientos de trabajadores al interior de la planta y los mismos que en su momento llegan, era prácticamente imposible poder hacer algo”.

Consideró que lo que debió de haber existido fue una coordinación interinstitucional con las diferentes corporaciones de seguridad, “hoy en Tula tenemos la base de operaciones mixtas de la policía municipal, estatal y el Ejército, que con su presencia y su capacidad de respuesta pudo haber sido inmediata sin embargo suficiente, estamos tomando en cuenta que había una o dos patrullas en volumen y eran totalmente superadas”.

Octavio Magaña opinó que el conflicto interno de la cementera Cruz Azul debe tocar fondo y tener una solución, al tiempo de mencionar que las autoridades deben intervenir para ser un árbitro social y político.

“Sin embargo esto ya lleva muchos flancos jurídicos y eso a veces complica la situación, hay muertos y eso nos pone en una situación más delicada pero debe de haber mucha voluntad en este caso de los niveles de gobierno para que podamos nosotros llegar a hacer líneas de comunicación este sentido, de verdad es reprochable y lamentable”, concluyó.​

Leave a Reply

Your email address will not be published.