Descubren nuevo sitio arqueológico de la cultura Aztatlán ubicados en Mazatlán

Un nuevo sitio arqueológico de la cultura Azatlán con características únicas fue descubierto en la zona urbana del Puerto de Mazatlán, durante la construcción de infraestructura en la prolongación norte de la calle Delfín.

Del 16 al 28 de mayo, la Secretaría de Cultura del gobierno de México, a través de expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), llevó a cabo el rescate arqueológico. El sitio fue encontrado por los trabajadores cuando se rompió una tubería, dejando al descubierto los restos humanos; Luego de consultar con el experto correspondiente y dado que se trataba de una reliquia antigua, se llamó al INAH para rescatarlos.

El espacio en el que se trabaja coincide con un montículo natural, ubicado en la región del estuario, cuya superficie se utilizó en la época prehispánica para dar estabilidad, en un punto alto para evitar inundaciones, mientras que el arqueólogo Víctor Joel Santos Ramírez, coordinador del rescate, dijo la característica del ecosistema.

Santos Ramírez, investigador del Centro INAH Sinaloa, detalla que la superficie del montículo fue cubierta con deshechos de concha apisonada, para edificar encima construcciones perecederas y bajo este piso fueron colocados los entierros humanos, uno de ellos acompañado de un vaso estilo Aztatlán de excelente factura: “En Mazatlán no se había encontrado un entierro de estas características: bajo un piso de concha y acompañado de cerámica fina, pues lo común en la región son los entierros en el interior de ollas”, explica el arqueólogo.

Esta característica hace que el hallazgo sea muy relevante para la arqueología de la zona, por lo que el INAH busca un acuerdo con el Ayuntamiento de Mazatlán, para proteger el sitio como reserva arqueológica y continuar con las excavaciones en un futuro próximo, informó Santos Ramírez. .

Desde el 27 de mayo se explora en la zona un oleoducto Aztatlán, coordinado por la arqueóloga Paula Martínez Delgadillo, encargada del trabajo de campo, y el técnico de restauración, Eduardo Núñez Montesinos, por el arqueólogo Víctor Joel. Santos Ramírez y los tres jarrones están completos, aunque fragmentados, con los paneles de vidrio que sobresalen; Además, los huesos humanos aún se encuentran en mal estado de conservación, debido a las características naturales del suelo de Mazatlán.

La cerámica encontrada es de excelente calidad técnica, ubicada en la fase Acaponeta (900-1100/1200 d. C.), informa Santos Ramírez.

El asentamiento formó parte de una amplia cultura que, de acuerdo con investigaciones del también arqueólogo del Centro INAH Sinaloa, Alfonso Grave Tirado, estudioso de esta región, se desarrolló a partir del año 900 d.C., fecha que coincide con la época de mayor desarrollo social, económico y político del sur de Sinaloa y norte de Nayarit, conocida en la literatura arqueológica como Horizonte Aztatlán.

El arqueólogo comenta que seguramente este no es el único sitio prehispánico, y que es muy probable que en toda esta zona se hallen evidencias de un importante asentamiento antiguo, aún desconocido.

De acuerdo con Víctor Joel Santos Ramírez, en el puerto de Mazatlán se han registrado muy pocos sitios arqueológicos -no más de 10-, la mayoría han desaparecido por el desarrollo urbanístico descontrolado y, lamentablemente, pocas veces se notifica a las autoridades. ; Este fue un caso excepcional, según se informó al INAH, donde los arqueólogos recibieron apoyo del personal de la Autoridad Portuaria Mundial y de la empresa contratista, así como del Ayuntamiento de Mazatlán. para hacer un trabajo de investigación.

La excavación se realiza de forma sistemática, aunque es muy difícil debido a la profundidad y dureza del suelo, se calcula que los trabajos concluyan este fin de semana con apenas una aproximación del sitio, concluye el arqueólogo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.